• Capítulo 1

     

    Erase una vez.......

    Tres excompañeros pero sobre todo amigos, Esther, Javier y Agustín, que se reúnen un día con el único propósito de compartir un rato y contarse su vida.

    Se comentan que les va bien, sin embargo aunque no lo dicen, saben que se encuentran en un momento peculiar de la vida, donde probablemente conjugan las realidades, y porqué no decirlo… los sueños.

    Tras las cortesías iniciales, es en el mundo de los sueños donde inician la conversación y línea de pensamiento, que les lleva a la reflexión:

    “¿Si pudiéramos crear una empresa, que tipo de compañía sería?”

    Una de personas, con ganas de hacer cosas juntos y disfrutando de los proyectos.

    Están hablando, sin darse cuenta, de sentir emociones, entusiasmo.

    Como era de prever, en pocos segundos se centran en el sector publicitario, ya que es y ha sido, no solo su profesión, también su pasión, durante años.

    Todo lo que dicen, a partir de ese momento, entra en el terreno de lo que podríamos denominar mundo ideal. Por eso no le dan demasiada importancia, al fin y al cabo, en el mundo de los sueños cabe todo.

    Sin embargo, la conversación comienza a tener cierto sentido cuando deciden dar un toque de realidad a las ideas (tarea complicada) y alguien dice:

    – ¿Que tendríamos a nuestro favor?

    – El entusiasmo, las ganas, la experiencia, el profesionalismo….

    – ¿Y en contra?

    – Todo lo demás (aquí hubo unanimidad…)

    Después de unas risas y algunas palmaditas, piensan… no es hora para el desánimo; la conversación al menos, resulta divertida.

    No sabrían explicar en qué instante sucedió, aunque no transcurrió mucho tiempo, que se encontraron desbordados por las ganas de hacer nacer el proyecto.

    – ¿Lo intentamos?

    Y así empezó todo….

  • Capítulo 2

    Y decidimos intentarlo...

    A partir de este sueño, aterrizamos las ideas y nos ponemos a darle vueltas, cada uno a su manera, al tipo de compañía en la que nos gustaría trabajar.

    Una frase se convierte en la línea general de pensamiento e implementación:

    “Podemos encontrar un SITIO, pero estamos buscando un LUGAR”

    Era, en definitiva, la forma de expresar lo que nos gustaría aportar al mercado publicitario y la manera en que queríamos posicionarnos.

    Creo que lo podemos explicar:

    SITIO. Según nuestro criterio, hace referencia al que podrías ocupar haciendo lo que se espera, lo que siempre has hecho.

    LUGAR. Es el que quieres ocupar, explorando otros territorios y viviendo nuevas experiencias.

    Se trataba entonces, de no renunciar a parte de nuestro ADN, las estrategias de medios, la planificación de campañas publicitarias, pero al tiempo integrar en nuestro servicio todas las disciplinas relacionadas con el marketing de las marcas.

    Decidimos dotar a nuestra empresa con esos contenidos y su posicionamiento:

    Agencia de Medios con Servicios Integrales de Comunicación

    Pues vamos a ello….

    Esas cosas que ocurren en la vida sin premeditación, nos confirmó la magia de los sueños, sobre todo cuando haces algo por conseguirlos.

    Le contamos nuestro proyecto e ideas, a la Consultora Global de Comunicación ATREVIA, en la persona de su Presidenta Núria Vilanova, que prácticamente en ese mismo momento, nos confirmó que nos acompañarían en esta aventura profesional.

     

    Capítulo 2

  • Capítulo 3

     

    Y decidimos intentarlo...

    Hemos querido dotar de “alma” a nuestra compañía, a través de un relato que contar, la historia de cómo se construyó nuestra marca y lo que representa. Mirando al cielo…

    Rigel es una súper estrella azulada, la más luminosa de la constelación de Orión (El Cazador). Es en realidad un sistema estelar formado por cuatro estrellas que orbitan entre sí, atraídas por un mismo centro de gravedad.

    Orión, es posiblemente la constelación más impresionante del firmamento. Es muy fácil de localizar en ambos hemisferios y durante mucho tiempo y todavía, a pesar de la tecnología, es considerada una constelación guía para la orientación/navegación, ya que marca perfectamente el eje norte/sur.

    De hecho, el ecuador celeste, reflejo del terrestre en el firmamento pasa por la parte central de Orión, marcando la línea de los hemisferios.

    La combinación de la estrella (Rigel) y la constelación (Orión) a la que pertenece, es la forma en que hemos querido construir nuestro modelo de negocio y los servicios que prestamos.

    Las cuatro estrellas de Rigel, representan dos cosas muy relevantes. Por una parte, el número de socios que compartimos el proyecto, y por otra, los servicios de medios: Estrategia, Investigación, Planificación y Compra de espacios publicitarios.

    Es a través de la constelación Orión, como visualizamos y ofrecemos el resto de servicios que complementan lo anterior y posibilitan la oferta integral de comunicación.

    El conjunto de estrellas representa a las compañías que nos acompañan en este viaje, a través de un formato de alianzas estratégicas.

    Son empresas independientes, que comparten la misma visión de negocio, conocen el proceso global de comunicación de las marcas y cuentas con estructuras muy ajustadas a su actividad.

    En resumen, una comunidad de especialistas en diferentes técnicas y modalidades publicitarias.

    Esta es la historia que os queríamos contar… la nuestra, y deciros que ha nacido del entusiasmo de un grupo de profesionales, pero sobre todo de personas, para personas, con la ilusión de explorar nuevos territorios.

    Gracias por querer conocernos.